NOVEDADES
01/08/2017
Lafedar y un festejo del Día del Niño muy original
Los niños simularon técnicas de fabricación y elaboraron su propio slime


El pasado 12 de agosto Lafedar abrió sus puertas para recibir a sus más de 220 colaboradores y sus familias. El objetivo fue celebrar el día del niño y permitir a los más pequeños que puedan conocer el lugar de trabajo de sus padres y familiares.

Así es que se dieron cita hijos, sobrinos, hermanitos, nietos y algún vecinito curioso de los trabajadores, quienes orgullosos les presentaban su lugar de trabajo. El lugar estaba acondicionado para la fiesta y una industria farmacéutica seria y formal se vistió de colores en un parque lleno de globos, peloteros y dibujos para pintar.

El día frío y nublado estuvo especial para un chocolate con facturas en el Comedor de la planta, recientemente inaugurado, mientras se disfrutó de un show de circo muy divertido que animó a chicos y grandes a disfrazarse, bailar y cantar.

La apuesta se redobló para permitirles a los más pequeños sentir y vivenciar en carne propia lo que implica participar de un proceso de fabricación.
Claro que el producto debía ser de su interés, tal vez algo para jugar???, seguramente un medicamento no les resultaría muy atractivo, dada su complejidad, fue entonces que surgió la idea del Slime, nada tan de moda como esa masa de colores que se puede estirar y jugar.

Los niños se vistieron con cofias, batas, cubrecalzados y barbijos, tal como lo hacen diariamentes sus papas y se dispusieron en las mesas de trabajo frente a su recipiente. Los expertos de siempre orientaban a los que se encontraban por primera vez elaborando slime y comenzó la mezcla de espuma de afeitar, colorante, plasticola y jabón. Muy concentrados y dentro del traje de mini científicos comenzó el proceso.

Al cabo de unos minutos se encontraban enchastrados pero buscando el punto exacto de la formula. Los papás comenzaron a ayudar y también se volvieron niños con sus manos pegoteadas. Una vez que la masa estaba a punto la envasaron y etiquetaron para llevar a su casa “Mi Slime Lafedar”.

Sin duda fue una experiencia inolvidable para los chicos, ya que pocas empresas están dispuestas a realizar un paréntesis del trajín cotidiano y comenzar a mimar a las futuras generaciones de trabajadores.